Table of Contents Table of Contents
Previous Page  37 / 172 Next Page
Information
Show Menu
Previous Page 37 / 172 Next Page
Page Background

NUESTRO ENTORNO

La economía de España creció un 3,2% en 2016

y sumó tres años consecutivos al alza, según

datos publicados por el Instituto Nacional de

Estadística (INE). Un dato positivo que se atribuye,

en gran medida, al mayor dinamismo de la

inversión empresarial y a la reactivación de la

construcción. En dicho ejercicio, la aportación

del sector exterior se mantuvo en una posición

muy limitada, aunque se incrementó el comercio

internacional.

El crecimiento del estado español fue superior a

los de la zona euro (1,7%) y al de la Unión Europea

(1,9%), que frenaron su ritmo de avance en

comparación con el ejercicio anterior, en el que

registraron tasas de crecimiento del 2% y del 2,2%

respectivamente.

El empleo creció con fuerza en España en 2016,

y se finalizó el ejercicio con 413.600 ocupados

más, un 2,3% más que el año anterior. Unos datos

positivos que, sin embargo, distaban mucho de

los alcanzados en la situación laboral previa

a la crisis. Pese a los saldos positivos, debería

mantenerse el ritmo de empleo de 2016 para

volver a dichos niveles.

La tasa de paro se situó en el 18,6% y el número

total de desempleados se mantuvo en los 4,2

millones de personas, según la Encuesta de

Población Activa (EPA).

Estas cifras positivas también tuvieron su impacto

en un crecimiento de la afiliación media a la

Seguridad Social, que registró un aumento de

540.655 personas en 2016, un 3,2% más. Por

regímenes, el General sumó 512.733 trabajadores

(3,64% más), el Régimen Especial de Trabajadores

Autónomos avanzó, en tasa anual un 0,83%, lo

que se tradujo en un aumento de 26.211 personas,

el Régimen del Mar creció en un 4,55%, con 2.621

personas, y el del Carbón descendió un 25,09%,

910 personas.

Un dato negativo del ejercicio fue el incremento

de la siniestralidad laboral, que creció por encima

de la ocupación. En 2016 los accidentes laborales

aumentaron un 5%, hasta los 555.722, con una

tasa de incidencia de 3.302 accidentes por cada

100.000 trabajadores, un 1,5% superior a la cifra

registrada en el año anterior. Sin embargo, cabe

destacar que la tasa de incidencia aún queda

muy lejos, un 45,4% por debajo, de la registrada

en el ejercicio 2006.

Los accidentes leves con baja en el puesto de

trabajo, se incrementaron en un 4,8% y los graves

en un 1,8%. Cabe destacar la positiva reducción

de los accidentes mortales, que disminuyeron

en un 3,5%. En total se contabilizaron 480.051

accidentes en el lugar de trabajo (un 4,8% más) y

75.671 siniestros “in itinere” (un 6,2% más).

37

Memoria MC MUTUAL 2016