Publicador de contenidos

Tres enfoques para la promoción de salud en el trabajo

Tres enfoques para la promoción de salud en el trabajo

Salud y trabajo

Las empresas se están centrando cada vez más en ayudar a sus empleados a llevar estilos de vida saludables para evitar que enfermen. 

 

Pero, ¿por qué merece la pena promocionar la salud en el trabajo? 

 

  • Según la Fundación Británica del Corazón, los empleados físicamente activos se ausentan un 27% menos por enfermedad que sus compañeros menos activos y son más capaces de gestionar situaciones de estrés en el trabajo.

 

  • Dado que los empleados invierten hasta el 60% de su tiempo en el lugar de trabajo, éste parece ser un buen lugar donde hacer frente a sus problemas de salud. De hecho, según esta entidad, los programas de actividad física en el trabajo reducen el absentismo en un 20%. 

 

  • Las actividades de promoción de la salud contribuyen positivamente al Employer Branding1 . Las organizaciones que demuestran una preocupación por el bienestar de sus empleados son percibidas más favorablemente y poseen niveles de compromiso más elevados. 

 

  • Además, las actividades de promoción de la salud son un buen complemento a las políticas de asistencia y rehabilitación.

 

 

¿Qué opciones tienen las empresas para promocionar la salud de sus empleados?

 

Los programas de sensibilización

 

Estas iniciativas tienen como objetivo aumentar la conciencia individual y colectiva, tanto de los empleados como de los directivos, en áreas o riesgos específicos para la salud. Pueden incluir la difusión de información general o implicar métodos de diagnóstico, como los reconocimientos médicos u otros controles de la salud. Se basan en la expectativa de que una mayor conciencia dará lugar a cambios en el comportamiento o estilo de vida. 

 

Algunas de las actividades más frecuentes que se realizan en esta área son:

 

  • Consejos escritos: Pueden incluir la difusión de guías con consejos de salud o campañas de carteles con temáticas específicas (ej. alimentación sana, ejercicio físico, salud sexual, no fumar). 

 

  • Participación en iniciativas nacionales: Algunas empresas deciden participar en iniciativas de salud ya existentes, como el día nacional de la lucha contra el cáncer. 

 

  • Reconocimientos y pruebas médicas: Los empresarios deben ofrecer exámenes de salud para todos sus empleados2 . Al margen de evaluar los riesgos inherentes a sus puestos, la empresa podría, por ejemplo, incluir de forma diferenciada o como mejora voluntaria o pactada, pruebas para la detección de enfermedades cardiovasculares, mamografías, pruebas para la diabetes, la osteoporosis, el cáncer de próstata u otros cánceres. 

 

  • Análisis y auditoría de riesgos: Ya sea como parte de su obligación legal o como una buena práctica, los empresarios pueden dar a conocer los problemas de salud asociados al lugar de trabajo a través de los análisis de riesgo regulares o auditorías. Esto incluye auditorías del medio ambiente físico de trabajo (que abarca aspectos como la temperatura, iluminación o el ruido) y del bienestar psicológico, incluidas las fuentes reales o potenciales de estrés en el trabajo. 

 

  • Desarrollo y difusión de políticas de salud: Un número creciente de empresas formula políticas sobre temas relacionados con la promoción de la salud y estilos de vida saludables. En ocasiones estas políticas se desarrollan como iniciativas e intervenciones proactivas de salud laboral. 

 

Las intervenciones sobre el estilo de vida

 

Estas iniciativas están dirigidas más específicamente a realizar cambios en el comportamiento o estilo de vida individual. Pueden basarse en un diagnóstico previo, o en la decisión de las personas de buscar el apoyo para realizar un cambio en su estilo de vida. Su aproximación suele ser correctiva. 

 

A continuación se muestran algunos ejemplos de intervenciones sobre el estilo de vida:

 

  • Gestión del estrés: Proporcionar, mediante asesores capacitados, apoyo individual o colectivo para aquellos empleados en puestos estresantes o que hayan tenido cambios laborales importantes (ej. en su rol o carga de trabajo) que puedan aumentar su susceptibilidad al estrés. El enfoque es apoyar al individuo y a la vez proporcionarle estrategias de autogestión y afrontamiento. En algunas organizaciones se proporciona apoyo especializado para los empleados con trastorno de estrés postraumático (TEPT). 

 

  • Trastornos de las extremidades superiores relacionados con el trabajo: Para los empleados susceptibles de padecer o que padezcan trastornos como las lesiones por movimientos repetitivos, los empleadores proporcionan apoyo médico, rediseño del puesto de trabajo, así como el análisis de riesgos como parte de sus obligaciones de salud y seguridad. 

 

  • Consejo, apoyo y asesoramiento: Al margen de las medidas específicamente diseñadas para abordar el estrés en el trabajo, algunas empresas ofrecen un soporte adicional a sus empleados a través de los Programas de Asistencia a los Empleados (PAEs). Los PAES son servicios a menudo subcontratados, orientados a dar soporte al empleado en una amplia gama de temas, tales como: los problemas personales, las dificultades financieras, la familia, el cuidado de niños o el asesoramiento legal. 

 

  • Manipulación manual de cargas: Debido a que los problemas de espalda son una causa importante de absentismo laboral por enfermedad, muchos empleadores cuyos trabajadores están en riesgo de tales lesiones (o que previamente han tenido problemas de espalda), facilitan a éstos una formación específica destinada a mejorar el manejo manual de cargas. 

 

  • Programas para perder peso: Algunos empleadores patrocinan o proporcionan apoyo directo a aquellos empleados que desean bajar de peso. Esto puede ser a través de permitir la asistencia a programas externos, o a través del apoyo interno del personal de salud laboral. 

 

Las medidas de apoyo continuas 

 

En este caso, las organizaciones se involucran en actividades o iniciativas que tienen por objeto promover, fomentar y mantener un ambiente de trabajo y estilo de vida saludables. Estos enfoques pueden centrarse en el “estado de salud” general de la organización, o pueden dirigirse a la prevención de riesgos específicos para la salud. 

 

Algunas de las actividades más frecuentes que se realizan en esta área son:

 

  • Opciones de alimentación saludable: Debido a la mayor conciencia existente del vínculo entre la dieta y la salud, cada vez más empresas están tratando de ofrecer opciones de comida, bebida o tentempiés saludables para sus empleados. Estos son a menudo acompañados de información acerca de los beneficios de una dieta saludable para permitir que los empleados tomen decisiones informadas. 

 

  • Instalaciones deportivas: Muchas compañías ofrecen acceso a instalaciones deportivas como beneficio de empresa. Éstas pueden estar en el lugar de trabajo o, más comúnmente, se facilita el acceso gratuito o subvencionado a instalaciones deportivas externas. 

 

  • Terapias complementarias: Algunos empleadores ofrecen acceso a terapias complementarias para los empleados, como masajes, aromaterapia y reflexología. 

 

 

Texto adaptado del documento: Hayday S, Rick J, Patterson M, Turgoose C. Current thinking on managing attendance: a short guide for HR professionals. National Audit Office; 2004. Research Paper 4378RF. [Acceso 25 de mayo de 2015].

Disponible en: http://www.employment-studies.co.uk/resource/current-thinking-managing-attendance

 

[1] Construir una marca que sea relacionada al concepto de “buen empleador”.   
[2] Art. 22 de la ley 31/1995 de Prevención de Riesgos Laborales (LPRL).

Otras Buenas Prácticas
Vida saludable

Buenas Prácticas

Manual de marketing

Buenas Prácticas

Entorno laboral saludable

Buenas Prácticas